Copyright © 2015
silviofischbein.com
silviofischbein@gmail.com

ESPAÑOL / ENGLISH

SILVIO FISCHBEIN
El artista plástico inaugura su muestra hoy a las 19, en el MACLA.


“Yo creo que hay cosas que por más que uno las hable, no diría que son vacías pero no suplen el hecho de la relación directa con la obra, porque una obra no se cuenta, me gustaría que la gente venga y que la vea”, es la frase con la que inicia la charla con Diagonales el artista Silvio Fischbein y parece, por lo que él mismo dice, que la cosa va a quedar ahí…

Pero las obras que reunió para exponer en las salas 4 y 5 del MACLA (50 e/ 7 y 8, Pasaje Dardo Rocha) bajo el título de Fragmentos urbanos (y que se podrán ver hoy a partir de las 19, cuando quede inaugurada la muestra) ameritan algunas palabras más del autor, que dio algunos detalles de sus creaciones, empezando con el hecho de que la exhibición refleja “unos cuantos años de trabajo”.

En su visita anterior a la ciudad, allá por el 2009, Fischbein trajo a la galería de Pisouno Arte su producción “de ese momento” y ahora presenta trabajos desde esa época hasta esta parte: “no sé si la palabra es continuación, pero este es el trabajo posterior a aquella muestra”, aclaró el artista plástico, que también es arquitecto y cineasta.

–Entonces ¿de qué se trata Fragmentos urbanos?

–Responde a mis preguntas acerca de la realidad, es una mirada mía acerca de la realidad, atravesada por mis preguntas, a donde yo creo que cuestiono el tema de la multitud, la urbanidad, la aglomeración, cosas que a mí me preocupan desde hace mucho tiempo. De hecho, mi formación se la debo a mi carrera de arquitectura y urbanismo, por eso el título de la muestra es Fragmentos urbanos y lo que yo aspiro es que por un lado se produzca un estado de emoción por parte del espectador y al mismo tiempo que también a través de esa mirada él se pueda hacer sus propias preguntas acerca de la obra. Es eso, yo estoy convencido de que si uno pudiera poner en palabras su obra, no haría la obra.

–¿Y cómo hace cada una de sus obras? ¿Primero las piensa y las lleva adelante o las va realizando a medida que le surge la idea?

–Yo boceto, lo cual no significa que el boceto sea una cuestión rígida y que no se vaya transformando con el tiempo. Yo creo que en el arte no hay nada que quede congelado, es algo que se está transformando permanentemente. Yo hago bocetos y maquetas, pero eso no significa que después en la obra no se vayan produciendo modificaciones.

Continuando con el tema de la realización de cada una de sus piezas, Silvio Fischbein reveló que siempre anda con su “cuaderno de apuntes”. Lo saca de su bolso y muestra como era la idea original y como quedó el trabajo final: “este es el boceto, quedó la misma idea pero no es exactamente igual. Yo siempre voy bocetando cosas que voy a hacer en el futuro, pero son cosas que en el momento de la realización también se van modificando. Yo no creo en que la obra terminada implique solamente una reproducción del boceto en el tamaño natural y con los materiales, sino que está en permanente desarrollo”.

Búsqueda. Ninguna de las obras tiene, por separado, título: “no les pongo nombre a cada una de las realizaciones, es un conjunto que denominé Fragmentos urbanos o también se podría llamar la celebración del juguete”, especificó Fischbein, y su aclaración sirvió como disparador para otro tema que el artista no quiso pasar por alto: la búsqueda de materiales.

Juguetes, ruleros, frascos, jaulas, tubos, durlock, espejos y resina son algunas de las cosas que se podrán encontrar en los trabajos expuestos en el MACLA: “no son materiales tradicionales, hay una búsqueda permanente de nuevos materiales con los cuales trabajar. Por ejemplo, una vez un coleccionista me regaló mil Kinder Sorpresa y me llevó un largo tiempo pensar que iba a hacer con ellos, pero finalmente los pude utilizar”.

Junto a los materiales, el color ocupa un papel fundamental en sus creaciones: “y dicen que no soy minimalista”, bromeó Fischbein, que nuevamente invitó a los platenses a recorrer su exposición, que permanecerá abierta hasta el 28 de agosto.

Para adentrarse un poco más en esta exhibición, bien se podrían citar las palabras de las curadoras, Malena Babino y Graciela Sartis, que en el catálogo de la muestra se preguntan: “¿Pintura sin pintura? Es una pregunta que Luis Felipe Noé propuso en los últimos años para ampliar nuestra comprensión del arte. Su idea sugiere entender la pintura como el arte de la imagen o la articulación armónica entre partículas de color. Si continuamos con este argumento, ¿por qué no podríamos pensar entonces que las obras de Silvio Fischbein funcionan cómodamente como pinturas que nos dejan evocar, por ejemplo, vibrantes cartografías urbanas sin que intervengan nunca ni el pincel, ni la espátula?”

Él, por su parte, prefirió señalar: “A mí me produce mucho placer hacer estas obras, pero me produce mucho más placer cuando la gente la mira y se cuestiona cosas, o se emociona, o las rechaza o se enoja, que pase lo que pase, pero que les pase”. Y reiteró su invitación: “me gustaría que vengan y que la vean, tanto de parte mía como de parte del Museo, porque es un trabajo muy grande traer esta y cada una de las muestras que se exponen acá”.